La gran estafa americana (American Hustle) (2013)

Bueno, sinceramente, últimamente me dedico a ver cine sin buscar datos referenciales de nada que tenga que ver con lo que voy a visionar, al menos hasta una vez vista. No quiero preparar caminos, facilitarlos o hacerlos duros. Si me entero de algo en concreto de lo que voy a ver, bien, pero nada más. Sí, antes leía e indagaba mucho sobre lo que vería, ahora, me siento para intentar disfrutar y aprender, y después, leer si lo merece. Toda esta parafernalia viene porque ni la más remota idea de que el director de American Hustle era –y es– el señor David O. Russell, director entre otras de: El lado bueno de las cosas –no entiendo ni como está nominada al premio que sea–, Tres Reyes –entretenida y divertida– o The Fighter –que no la he visto–. Una colección curiosa por su disparidad y resultados. ¡En fin!, que pasan las cosas porque tienen que pasar, creo.

american1

El tráiler que pasan en los cines de American Hustle es llamativo y despierta interés. Por lo menos, a un servidor le llamó la atención esas ropas, música y posible trama. Por supuesto, la película cuenta con un elenco actoral bien interesante comandado por Christian Bale y Amy Adams, a los que siguen: Bradley Cooper, Jennifer Lawrence –repitiendo director un año más tarde– o Jeremy Renner, por nombrar los más destacados. Pero claro, de ahí a que te guste más, menos, saques algo positivo de ella o no, hay un largo camino. Y ese largo camino es el que dos días después de verla me hace recapacitar, sentarme a escribir, y sacar en claro que salvo cosas muy puntuales, el filme me entretuvo lo justito por dos o tres aspectos nada más.

american2

La gran estafa americana cuenta la historia de un brillante estafador, Irving Rosenfeld (Christian Bale), que junto a su astuta y seductora compañera, Sydney Prosser (Amy Adams) –alucinantemente seductora–, se ve obligado a trabajar para un tempestuoso agente del FBI, Richie DiMaso (Bradley Cooper). DiMaso les arrastra al mundo de la política y la mafia de Nueva Jersey, (Jeremy Renner) es Carmine Polito, un apasionado y volátil político de Nueva Jersey, atrapado entre los estafadores y los agentes federales. La impredecible mujer de Irving, Rosalyn (Jennifer Lawrence), podría ser la que tire de la manta, haciendo que todo se desmorone.

american3

Y tirando de la manta y paralelismos, podría decir que el carisma y genes –y problema– de Rosalyn aquí, son los mimos que se gastaba dentro de esa joven loca enamorada en El lado bueno de las cosas. No saber por dónde, cuándo ni cómo saldrá en el siguiente trozo de guión que le toca interpretar, es un mapa indescifrable y un punto a su favor –la verdad–. Pero también destacar de todo este producto las interpretaciones o puestas en escena de Adams, Bale, Cooper, Renner y la propia Lawrence. No me han desagradado, siendo esto lo que mantiene a flote el trabajo de O. Ruseell. Principalmente, los flashbacks de cuándo y cómo se conocieron Irving y Sydney, la vida de niño del propio Irving, o las conversaciones o escenas que suceden dentro de la casa de Irving, Rosalyn y el pequeño joven de ésta, sí son de mi agrado.

La música setentera del filme es otra pequeña alegría, y digo pequeña, porque aunque sea música de mi agrado, no termina de crear la atmósfera necesaria, ya que le dan al play a cuentagotas, lo que hace que te enganches y desenganches con las mismas.

Sobre su historia y desarrollo, aun creando el interés justo por ver como se desenvuelven en los casos, es más bien lineal, normal o soso.

Una estafa justa para ser pillado con las manos en la masa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad *