Anacleto: Agente secreto (2015)

Con un tráiler que engancha a la perfección y consigue lo que quiere, termina uno por ir al sitio, a descubrir los planes y trabajo de este agente, que hasta el momento, no sabías qué habas cocía (que espetecs producía). La premisa, muy buena, y las intenciones –mías– al mismo nivel, pero que con el transcurso de los minutos, la película, de Javier Ruiz Caldera, como Imanol Arias (Anacleto) y su hijo Adolfo (Quim Gutierrez), se diluyen como el agua por el alcantarillado de un lavadero, sin fuerza y sin color. Como el gris del garaje, pero sin colisión mortal. De más a menos.

anacleto1op

“Anacleto: Agente secreto”, cuenta la vida de Adolfo, un treintañero que trabaja en una empresa de seguridad. Este, está pasando una mala racha. No sólo le deja su novia de toda la vida por ser un tipo sin ambición sino que, para colmo, se convierte en el objetivo de una serie de matones liderados por Vázquez (Carlos Areces), un peligroso criminal que acaba de escapar de la cárcel. Además, descubre que su padre tiene una doble identidad. Adolfo entonces, tendrá que abandonar su zona de confort y colaborar con su padre, la persona con la que peor se entiende del mundo, para sobrevivir a la venganza de Vázquez –malo encerrado hace treinta años por Anacleto- y, de paso, entre tiroteos y persecuciones, intentar recuperar a su novia.

anacleto2op

Sumémosle a estos personajes, el cachondo de Berto Romero, probablemente, el que mantiene en pie este trabajo, con sus caídas, hasta el final. Y también la novia de Adolfo (Alexandra Jiménez), hermana en el film, de Berto. Sin ellos, Adolfo no le saca punta al trabajo de Caldera. Y Anacleto, bueno, bastante tiene este con ir saliendo vivo de unas y otras. Sí que es cierto, y uno se lo espera y lo agradece, los momentos de sangre, tiroteos, burlas y surrealismo, pero que como he dicho, se diluyen, quedando en un producto plano, sintiéndose uno decepcionado.

Pretende y consigue lo intencionado durante un buen arranque, pero Anacleto, debería de haber seguido en el anonimato. Se hace muy gracioso ver a Imanol tan activo, a un Berto fuera de un plató y a un Quim… que está mucho mejor haciendo de ‘hombre de Emidio Tucci’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad *